El año del nacimiento de Jesús
Pablo Blanco
19 - Enero - 2005

     … cuando nuestro calendario occidental afirma que acaba de iniciarse el año 2005, comúnmente se acepta que significa 2005 años después del nacimiento de nuestro señor Jesucristo. Y aunque así debía ser según la intención de los creadores del calendario, sin embargo el nacimiento de Jesús en Belén, se produjo varios años antes. Veamos por qué.

     En el tiempo del nacimiento de Jesús, el tiempo se contaba por el calendario romano que establecía los años contándolos a partir de la supuesta fundación de la ciudad de Roma. Según nuestro calendario actual Roma se habría fundado en el año 753 antes de Cristo, lo que equivale a que este año 2005 sería el año 2758 desde la fundación de Roma.

     Al caer el imperio romano en el siglo V, y con el dominio de los pueblos germánicos en occidente, el obispo romano se propuso establecer un nuevo calendario de corte cristiano. El trabajo lo encomendó a un monje experto en cronología llamado Dionisio Exiguus en el año 525 d.C. quien determinó que el tiempo se debía contar dividiendo la historia por el trascendental acontecimiento del nacimiento de Jesús.

     Pero Dionisio desconocía la fecha exacta del nacimiento de Jesucristo por no estar registrada en los evangelios, y se vio obligado a establecer cálculos hipotéticos. A través de las crónicas de los historiadores romanos hizo una cuenta atrás, contando el tiempo en el que había gobernado cada emperador romano según los anales y siguiendo a un calendario de la pascua judía del siglo V, estableció que Jesús había nacido en los últimos días del año 753 y de ahí lo ajustó al 1 de enero del año 1. Este calendario no fue de uso político hasta algunos siglos más tarde. Así la primera referencia a su implantación proviene de Inglaterra en el 644 y de Francia en el 742, y sobre todos los francos en el 754.

     Pero cometió al menos dos errores de bulto. El primero fue que no tuvo en cuenta la existencia de un año 0, al pasar del año -1 a.C. al año 1 d.C. dejando el lapso de un año en el medio. El segundo fue desconocer que Cesar Augusto, que había sido el emperador durante la época del nacimiento de Jesús, según relata el evangelio, también había gobernado 4 años bajo el nombre de Octavio.

     Así pues, como mínimo, de no haber otros, tenemos ya 5 años de error. Esto concuerda también con el relato bíblico que dice que Jesús nació en tiempos de Herodes el Grande, quien murió, según Josefo, en la primavera del año 750 de Roma, que sería en el equivalente al año 4 antes de Cristo (en el cálculo de Dionisio).

     Pero no debemos ser dogmáticos en materia de fechas porque en la antigüedad estas cosas no estaban tan controladas como en nuestros días. Por ejemplo hay quienes afirman que Herodes no murió en el 750 de Roma, como dice Josefo, sino en el 747, porque sabemos que comenzó a reinar en la olimpiada 184, y que reino 37 años. Y tal vez hay un error de 3 años en el cálculo realizado por Varron en el siglo II a.C., entre la equivalencia del año olímpico y el de la fundación de Roma, quien parece que no tuvo en cuenta que entre la primera y la segunda olimpiada solo transcurren 5 años, mientras que entre dos consecutivas posteriores hay ocho. También hay crónicas que muestran que en algunos casos a la duración de un reinado ó gobierno no se le contaba el primer año, pues se consideraba como el de la inauguración.

     Luego, sin temor a equivocarnos mucho solo podríamos afirmar que Jesús nació entre el año -9 y el -6 de nuestro calendario actual.

     La abreviatura normalmente empleada para nuestro calendario es en español: d. C. (después de Cristo) y a. C. (antes de Cristo). En inglés es: a. C. (after Christ = después de Cristo) y b. C. (before Christ = antes de Cristo). O sea que hay que tener cuidado pues la abreviatura a. C. en español y en inglés son opuestas.

     También la fecha de la muerte de Jesús es controvertida pues la tradición romana que sigue a Dionisio la asigna al año 33, contando con que Jesús empezó su ministerio a los 30 años y tuvo como 3 y medio de ministerio. Pero en la frase de Luc. 3:23, el termino griego hosei no implica que tuviese 30 años, sino algo equivalente a nuestra frase coloquial "treintañero" (una edad indeterminada situada entre los 30 y los 40 años).





Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información> | Y más