Ben Hur
P. Blanco Rodríguez
01 - Marzo - 2009

Escena en la que Ben Hur es arrestado injustamente ante la pasividad de Messala

     Esta "super producción" estrenada en 1959, que fue galardonada con 11 Oscar, es una obra maestra del llamado Séptimo Arte (en este caso con razón), no había efectos especiales, ni fantásticos diseños gráficos hechos por ordenador. Se utilizaron más de 15.000 extras y los decorados fueron construidos a tamaño real. Pero por encima de toda esta puesta en escena destacaba con creces su guión.

     La historia traslada al espectador a la Judea de los años contemporáneos a Jesús. La historia se centra en la relación de dos amigos, Ben Hur (Charlton Heston) un joven judío de clase acomodada y Messala (Stephen Boyd, en una interpretación fantástica) un joven romano que regresa a Jerusalén enviado por Roma para establecer el orden. Ambos recuerdan con cariño la amistad que les unía cuando eran niños. Sin embargo, cada uno se debe a su propio pueblo y esta situación provoca que un accidente fortuito sea usado por Messala para intentar dar un ejemplo de autoridad romana ante los judíos, condenando injustamente a Ben Hur, a su madre y a su hermana.

     En la película se puede ver como Ben Hur, desde que es condenado, sobrevive a las adversidades con la única esperanza de lograr venganza. Tiene como único sustento el odio y el poder hacer pagar a Messala el daño que hizo a su familia. Pese a que a medida que se suceden las escenas las penurias se convierten en bendiciones, Ben Hur no ceja en su empeño de querer saber la fortuna que le habrá acontecido a su familia y el deseo de vengarse de Messala. Hasta el punto, que cambia su personalidad por completo, haciéndole despreciable a las personas que antes le admiraban.

     Ben Hur obtiene su venganza y saborea con una sensación de pena y vacío su victoria, ya que su madre y su hermana, pese a seguir con vida, padecían lepra. El odio que sentía hacia todo lo que representaba Roma y hacia la injusticia le transformó como persona en alguien brusco, agresivo y desencantado de la vida y cualquier ideal. Sin embargo, Jesús, cambia su vida.

     El drama de la lepra, la rebelión judía al dominio romano, los sinsabores de la venganza, las amistades rotas por la traición… son parte de la temática que transmite la película, pero por encima de todo da un mensaje de esperanza, de paz y de amor encarnado en Jesús. Tanto en sus palabras como en sus obras, que culminan en la cruz.





Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información> | Y más