Educación para la Ciudadanía
04 - Enero - 2011

El principal candidato a llegar a la presidencia de España en 2021 no suprimirá EpC

     El aspirante a la presidencia del gobierno de España, Mariano Rajoy, ha sostenido que si llega a ser nombrado presidente, no suprimirá la asignatura de Educación para la ciudadanía.

     En un encuentro en Mérida con jóvenes extremeños, Mariano Rajoy ha dicho que en su lugar, la utilizará para "fomentar el espíritu emprendedor".

     A este respecto, el presidente del Partido Popular ha dicho que "España necesita al menos un millón de emprendedores más", y que dedicará la polémica asignatura para transmitir esto a los chicos.

     Rajoy animó a los jóvenes que asistieron al acto a que se formen, confíen en sus posibilidades y arriesguen. Además, Rajoy insistió en que el PP, en los distintos ámbitos de gobierno, tratará de crear las condiciones necesarias para apoyar a quienes creen empleo.

     Lío en el PP respecto a EpC

     La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, siempre ha estado en contra de la asignatura. "Mientras yo sea presidenta, lo que se estudiará serán los valores constitucionales y occidentales (...) En lugar de Educación para la Ciudadanía, se podrá elegir en los colegios un voluntariado para prestar en residencias de ancianos, hospitales, secciones de oncología infantil..."

     Sin embargo, en Valencia, donde gobierna Francisco Camps, el PP se lava las manos y mantiene "una postura común" respecto a esta asignatura, sosteniendo que el modelo de referencia era la Orden que Camps aprobó en la Generalidad Valenciana.

     Lo cierto es que la aplicación y el enfoque de la asignatura, es algo que queda a discreción del profesor encargado de impartir la asignatura. El hecho de que se integren nuevos contenidos o enfoques no supone para nada la supresión del adoctrinamiento ideológico, ni el fin de los ataques a los valores cristianos, tampoco dejará de fomentar la promiscuidad sexual desordenada e indiscriminada...

     Una vez más se cumple la siguiente máxima: los partidos de izquierdas dan el paso contra de los valores cristianos, los partidos de derechas lo secundan y lo consolidan, de forma que ya no hay vuelta atrás (ejemplos: aborto, divorcio...).

     Que nadie se engañe a sí mismo, los valores cristianos deben ser defendidos por los propios cristianos. En la política no está la solución. Ese es un mundo en el que las personas que lo integran venden sus principios al mejor postor, y no tienen reparos en navegar en aguas, moralmente, turbulentas si con eso llegan al sillón que les abre la puerta del poder.

     Con noticias como esta podemos ver que España todavía no ha tocado fondo. Especialmente a las cuestiones morales que determinan el devenir de todos los aspectos de la vida (moral, espiritual, familiar, emocional, sexual, social, económico, judicial, político...)





Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información> | Y más