Extraterrestres Go Home
02 - Mayo - 2010

Stephen Hawking

     "Algunos extraterrestres evolucionados podrían haberse convertido en nómadas y tener intención de colonizar los planetas a los que llegaran"

     Estas palabras, en boca de algún friki de los que inundan los programas de televisión, habría provocado la hilaridad en unos y la indiferencia en otros. El problema es que quién dijo esta frase fue el científico británico y astrofísico Stephen Hawking, reconocido a nivel mundial, por lo que sus palabras han ocupado las portadas de todos los periódicos. Hawking ha afirmado que los extraterrestres “casi seguramente existen” pero aconseja que los humanos eviten mantener contacto con ellos porque “posiblemente harán incursión en la Tierra para proveerse de recursos y luego se irán”. Vamos, que se llevarían todo lo que tenemos y nos dejarían sin nada, algo así como Hacienda, pero con platillos volantes.

     Las advertencias de Hawking han provocado inquietud en mucha gente. La posibilidad de que haya vida en otros planetas, pero que los alienígenas no sean seres entrañables como E.T o ALF, sino que su actitud hacia nosotros sea más parecida a la de “La Guerras de los Mundos”, produce temor. La realidad es que la inmensidad del Universo que nos rodea plantea muchos interrogantes y la posible existencia de seres extraterrestres despierta miedo ante lo desconocido.

     El revuelo provocado por las declaraciones del científico no va más allá de lo anecdótico, pero reflejan la fragilidad y las contradicciones de nuestra sociedad actual. No nos fijamos tanto en qué se dice, sino en quién lo dice. Si Hawking hubiese afirmado que los extraterrestres vendrán vestidos de toreros, los medios de comunicación le habrían dado el mismo trato y se habría debatido y tomado en serio sus afirmaciones, solamente porque Hawking pertenece a la nueva casta sacerdotal de nuestro mundo, los científicos.

     Pero quiero detenerme en otro aspecto que me ha parecido interesante. Hawking advierte sobre el peligro de que otros seres vengan a nuestro planeta y se lleven todo lo que tenemos. El mismo Hawking y la mayoría de los que se han hecho eco de sus palabras, desprecian y muestran indiferencia ante un hecho histórico, corroborado por miles de testigos, la llegada a este mundo de alguien que no sólo no se aprovechó de la raza humana, sino que vino a dar su vida para salvarla.

     La Biblia nos enseña que Jesucristo vino a este mundo, dejando su posición de gloria y poder, “siendo rico se hizo pobre”; no vino a este mundo para ser servido, sino para servir y para dar su vida por nosotros. ¿Por qué lo hizo? Porque nos ama, “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna” ¿Para qué lo hizo?, para reconciliarnos con Dios, “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios”.

     Esta “visita del espacio exterior” es un mensaje de amor y de esperanza para todo aquel que cree. Es una invitación a la raza humana, para reconciliarse con Dios y disfrutar de la vida eterna. Sin embargo, también hay una seria advertencia, más inquietante que las palabras Hawking. Jesucristo afirmó que aquel que le rechace, será condenado en el infierno y “allí será el lloro y el crujir de dientes”. Tristemente, este mensaje se ignora y se desprecia, no ocupará las portadas de los periódicos, pero es la noticia más trascendental e importante para la raza humana.





Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información> | Y más