Encuesta


Un arrepentimiento público: ante Dios, los hermanos y los ofendidos.100 %
Un arrepentimiento privado: ante Dios.0 %
Un arrepentimiento íntimo: ante los pastores o líderes.0 %
No hace falta arrepentirse.0 %


     En esta encuesta el 100% de los votantes ha dicho que cuando el comportamiento público de un cristiano daña al evangelio tiene que rectificar públicamente. Este hecho parece ser incontestable para nuestros usuarios. Y supone un ejercicio de madurez y de responsabilidad por parte de la persona que se arrepiente. El hecho de arrepentirse de esta manera, solo puede ser fruto de un convencimiento de haber hecho mal y, al mismo tiempo, de una necesidad de sentirse restablecido por parte de los ofendidos.

     Las otras opciones eran:

     - Arrepentirse sólo ante Dios. Mucha gente se escuda en la siguiente afirmación "buenooo yoooo... ya me he arrepentido ante Dios", dando a entender que un mal testimonio público puede ser restituido en lo privado. Pero... y ¿cómo pueden saber las personas, que han visto la ofensa pública, si ha existido arrepentimiento? Sencillamente, no pueden saberlo. Y lo único que ha quedado a la vista de todos ha sido el daño.

     - Arrepentirse ante los pastores o líderes. Este es el modelo utilizado por la iglesia católica, movimientos carismáticos y sectas. En el que una o dos personas, se encargan de saber todas y cada una de las esferas de las vidas de "sus" fieles. Por un lado constituye un sistema jerárquico de poder y contro y por otra parte fomenta práctica de murmuraciones, cotilleos y chismes.

     - No arrepentirse. Aunque estaba puesta entre las opciones para votar, podemos decir que el hecho de no arrepentirse no es una opción válida desde el punto de vista cristiano.

     Viendo estas opciones, y la inclinación mayoritaria de los votantes, cabe hacerse una pregunta... ¿Cuál es la razón para no concienciar a las personas, a que rectifiquen publicamente cuando la falta se produce en este mismo ámbito?

     El hecho de tolerar y consentir este tipo de comportamientos, dejándolos sin su debida corrección o rectificación, fomenta la existencia de malos hábitos y conductas.





Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información> | Y más